John Galliano – ¿Genio o demonio?



Antes que nada, quiero responder a la pregunta que planteo en el título del post, y mi respuesta la tengo clarísima: genio genial genialísimo.

Cuando me puse a pensar en el tema al que dedicaría mi primer post para este blog, una idea llegó como un flash. Tenía claro que hablaría de moda, que es lo que me apasiona, y qué mejor que hacerlo de Galliano, que para mí es uno de los modistos más grandes y más creativos. Y no digo “el más” para que no se me vea demasiado el plumero….upps, ya lo he dicho.

Quiero contaros mi primer recuerdo de Galliano, allá por finales de la década de los 80, vi en TVE un desfile de Dior en la Ópera de París. Para entonces yo ni tenía muy claro lo que era la Alta Costura, pero vaya si la descubrí. Mis ojos se abrieron como platos, y mi mente se abrió al mundo de la moda y el diseño. Recuerdo aquellas escaleras de la Ópera parisina llena de fabulosos personajes, unos sentados, otros de pie, pero todos vestidos de una manera fastuosa. Y bajando entre ellos, las maniquís, cual divas de la ópera, pero no desfilando al modo clásico, que va, cada una representaba un personaje diferente, muy teatralizadas y algunas exageradas, pero todas maravillosas (os pongo un video para que lo veáis si no lo habéis hecho nunca). A partir de ese momento……GALLIANO FOREVER.





   Si os parece bien, os cuento un poquito de su biografía, para que lo conozcáis algo mejor. Nació en Gibraltar a finales de 1960, de padre gibraltareño y madre española. Su verdadero nombre es Juan Carlos Antonio Galliano-Guillén. Desde muy pequeño ya vivió y se educó en Londres y terminó graduándose en diseño de moda en 1984, haciendo como trabajo final de carrera un desfile inspirado en la Revolución Francesa, que fue el trampolín para crear su propia firma. Había nacido una estrella.



En 1990 se traslada a París, y es allí cuando 5 años más tarde ya se hace cargo de Givenchy, y antes de cumplirse los dos años allí es cuando entra en la Maison Dior. Su primer desfile para ellos fue en Enero de 1997, coincidiendo con la celebración del 50 aniversario de la firma, y desde luego que no pasó desapercibido ni en ese desfile ni en los siguientes 15 años que trabajó para ellos. Él sacó los desfiles de las pasarelas para llevarlos a escenarios totalmente diferentes, como del que os hablé antes de la Ópera de Paris. O aquel maravilloso en el que las modelos llegaban en carruajes a la pasarela. O el inspirado en el Antiguo Egipto, o en Oriente, o en España…..


En 15 años hubo mucha imaginación, innovación e inspiración a todos lo niveles. Esos volúmenes imposibles y a la vez perfectos, o esas modelos que no solo desfilan, sino que actúan, incluso los maquillajes y peluquería para completar sus extravagantes looks. En varias ocasiones confesó que su musa era la actriz Charlize Theron, y de hecho la vistió en las alfombras rojas de los Globos de Oro y de los Oscars, y aún hoy sigue siendo la imagen del perfume J`dore de Dior.



Todo cambió cuando a finales del 2011 es despedido fulminantemente de la Maison y además cae en desgracia en el mundo de la moda cuando se hace público un video en el que aparece borracho en un café, lanzando insultos antisemitas contra una pareja. Aquella noche fue detenido, aunque el video salió después. Éste episodio desafortunado le costó su carrera y la posterior desaparición de la vida pública.
Parece que se desintoxicó del alcoholismo y se convirtió en alguien nuevo, según sus propias palabras. Ayudado por personas que no dejaron de apoyarle nunca, como por ejemplo la famosa editora de Vogue, Anna Wintour.

La buena noticia, de la que me he enterado buscando información para este post, es que reapareció en 2014 para hacerse cargo de la firma Martín Margiela, más concretamente de su alta costura artesanal. Según la información que he podido conseguir de sus últimas entrevistas, en Margiela se siente muy realizado pero desde otra perspectiva de la moda, sin protagonismos, ya ni siquiera sale a pasarela al final de los desfiles y en los últimos años siempre viste con su bata blanca de modisto. Un cambio radical como veréis en esta foto, que sólo puse para que comparéis con la primera bajo el título, de sus años de gloria.



Pues hasta aquí mi primer post, espero que os haya gustado. He querido empezar con Galliano para que así, desde el principio, conozcáis mis gustos en este mundo tan bonito de la moda. Aunque seguro que os iré sorprendiendo. Por supuesto espero vuestros comentarios y peticiones, y estaré encantado de poder complaceros.




Hasta pronto wardrobers,
Ribasconb

0 respuestas a “John Galliano – ¿Genio o demonio?”

  1. Gracias por la historia, me encantan las biografías de los diseñadores de moda. Y estoy contigo en que es un genio.

  2. Gracias Pepi por tu opinión, me encanta que me escribáis y me contéis cositas

  3. Qué voy a decir yo que este es nuestro rinconcito?
    Pues que me encantas tú y me encanta Galliano.

    Gracias por sumarte a este proyecto y empezar de esta manera

  4. Siempre me pareció desproporcionada la reacción del firma y del mundo en general hacia este Genio, todos somos humanos y todos nos equivocamos (mucho, a veces), ha sabido disculparse y recolocarse así que merece todo la suerte del mundo. Queremos talento en nuestras vidas. Me ha encantado tu post, y me ha impactado su imagen en bata blanca, es casi penitente. Un saludo!

Deja una respuesta