Un día de nuestra vida: La invitación

Entre todas las cosas que debíamos preparar en sólo tres meses, estaban las invitaciones.
Hicimos mil pruebas antes de decidirnos, compramos mil papeles distintos, elegimos mil fotos diferentes….. Hasta que dimos con la definitiva.
Entre todas las pruebas, se nos ocurrió mirar en Hofmann. Allí hacemos los libros de fotos de nuestros viajes, así que por mirar no perdíamos nada.
Elegimos todo: la portada, el interior, lo que queríamos escribir…. Todo.
Así que las mandamos a pedir, no tardarían muchos días en llegar y estaban muy bien de precio.
Cuando llegaron y las abrimos para comprobar que estaba todo correcto, vimos que tenían fallos. 
Casi me da algo al comprobarlo, pero mi costillo pensó rápido y se puso en contacto con ellos para ver si había algún tipo de solución.
No nos pusieron ningún problema, las retocamos y las volvimos a pedir a coste 0.
Cuando volvieron a llegar, estaban perfectas. Tal y como las habíamos pedido.
Qué alivio, la verdad.
Ahora había que entregarlas, sin casi tiempo porque los dos trabajábamos y teníamos que hacer todos los preparativos.
¿Lo más rápido? Las invitaciones de nuestras familias las entregarían nuestras madres y las de los amigos nosotros.
Les muestro nuestras invitaciones para que se hagan una idea de las cosillas que pueden hacer en Hofmann.
Portada

Nosotros de pequeños para la contra-portada

Una de nuestras fotos juntos que más nos gustó para la invitación

0 respuestas a “Un día de nuestra vida: La invitación”

  1. Han pasado unos días y no lo había leído pero aquí estoy ya…muy bonita y original la invitación…me encanta…el viernes no se si podré leer porq la q se casa soy yo pero el fin de semana me pondré al día..besos

  2. Gracias por pasarte!
    El viernes estaré pendiente de tus noticias, va a ser un día muy especial.
    Muacksssssss

Deja una respuesta