Mi experiencia en la Clínica Cidme III: Plasma Rico en Plaquetas

Les traigo la tercera parte de mi experiencia en la Clínica Cidme y les cuento el último tratamiento que me he hecho con ellos.

 

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es un producto derivado de la sangre del propio paciente que tiene una concentración de plaquetas por encima de los valores normales.

Las plaquetas liberan los factores de crecimiento (FC), que son los principios activos naturales responsables de la reparación y regeneración celular.

Este tratamiento consiste en extraer sangre al paciente, someterla a un proceso especial de centrifugación para obtener plasma y volverla a aplicar en su rostro en forma de micro inyecciones, aplicación tópica, o en forma de gel.

Médicos experimentados, realizan este tratamiento con dispositivos médicos, certificados, especializados y con total garantía de calidad.

El resultado obtenido es de un aspecto natural y sin cambios en la expresión, obteniendo luminosidad, hidratación y elasticidad, aliviando los signos del envejecimiento.

MI EXPERIENCIA

Al llegar, me aplicaron una crema anestésica en todo el rostro. Una buena cantidad para que no note nada, o lo menos posible.

Seguidamente, me sacaron sangre (no me pregunten si mucha o poca, no miré porque me marea la sangre).

Esa sangre la meten en un aparato donde la centrifugan (desde la cabina donde estaba veía el centrifugador).

Pasado un rato (no puedo calcular cuánto exactamente, pero no fue mucho) sacaron esos tubos de sangre y los colocaron en una mesa. Era el momento de extraer el plasma.

Todo el proceso de extracción del plasma y traspaso a otros tubos se hizo delante de mí, con lo que te aseguran la claridad del proceso.

Y llegó el momento de los pinchazos, sí como lees. Pero estaba tranquila, el doctor Jorge es un profesional.

Que sí, que notas algo los pinchazos. Pero te aseguro que no duele y no es desagradable.

Te lo digo yo, que mi umbral del dolor es muy bajito y soy una quejica.

Tras los “nosecuántos” pinchazos ya habíamos acabado con el tratamiento. Me retiraron la crema anestésica, me pusieron una crema para bajar la inflamación (sí, se inflama un poco), crema solar y para casa.

En las fotos puedes ver que se inflamó un poco y también puedes ver algunos de los pinchazos.

Para ayudar a bajar la inflamación, me dieron en la misma clínica unas pastillas naturales que me debía tomar cada ocho horas.

Y a los dos días ya tenía la inflamación casi baja del todo, entiendo que eso dependerá de la sensibilidad de tu piel.

 

¿Recomiendo el tratamiento? Sí, por supuesto.

¿Me lo volvería a hacer? Creo que sí. Y digo creo porque tengo otras prioridades.

 

 

Nos vemos prontito…

 

Besitos, C

Deja una respuesta