Un día de nuestra vida: ¿Dónde lo celebramos?

Dentro de los preparativos de la boda está la elección del lugar donde se celebrará el banquete.
Tras la búsqueda del vestido, que en mi caso fue rápido, suele ser lo que más quebraderos de cabeza da.
Estuvimos mirando por internet y pidiendo presupuestos, pero no nos planteábamos pedir cita para visitar el lugar hasta que lo tuviésemos medianamente claro.
¿Por qué? Más que nada porque los trabajos de ambos y el poco tiempo que teníamos para planear nos dejaba poco tiempo para ir de visitas.
Entre que los lugares no nos terminaban de convencer y los menús no eran del todo de nuestro gusto, pues no nos decidíamos.
Un día llegó un amigo y nos habló de un hotel que estaba muy bien. Mi futuro marido no podía ir, había que visitarlo por la mañana para ir con nuestro amigo, pero yo podría cambiar mi turno y me fuí a verlo.
La chica que me atendió es super simpática y me dio todo tipo de explicaciones para que, más tarde, le pudiese contar todo a mi futuro marido.
Me gustaron los jardines para las fotos, el salón era amplio y del color que me habría apetecido (sin buscarlo expresamente), los adornos de las mesas … vamos, que me gustó mucho el sitio.
En cuanto a los menús, nos daban la opción de mezclar los platos. Es decir, podíamos confeccionar nuestro propio menú.
Yo estaba decidida a quedarme con ese lugar, había visualizado la celebración allí.
Ahora sólo faltaba convencer a mi costillo.
Cuando le expliqué todo, le gustó mucho. Así que teníamos que concertar otra cita para que él fuese a verlo y decidir si al final celebraríamos el banquete allí.
Cuando fuimos juntos, quedamos encantados. Ya sólo quedaba reservar, que lo hicimos sobre la marcha, y hacer la prueba de menú con nuestras madres (nadie mejor que ellas para decidir sobre la comida).
El hotel elegido fue el Riu Garoe, en Puerto de La Cruz.
Vista del hotel
Salón

Detalle de las mesas

Por celebrar allí la boda, teníamos de regalo la noche de bodas y del primer aniversario en el hotel.
Pero preferimos quedarnos una noche más y unimos la noche del aniversario a la noche de bodas. Así nos quedaríamos a descansar el fin de semana.
Les recomiendo totalmente este lugar. Un hotel tranquilo, con un personal super amable y limpio.
Salimos encantadísimos de allí.
En el próximo post de los #ViernesDeBoda les contaré lo que comimos y bebimos durante la celebración.k
Besitos, C

                                     

Deja una respuesta